La energía solar es perfecta para garantizar el funcionamiento eléctrico sin contaminantes. Esta no solo depende de los paneles, sino que existen otros componentes que garantizan su funcionamiento, las baterías cumplen una tarea indispensable proceso integral de sistemas eléctricos.

Pero no existe un solo tipo de baterías solar, sino al contrario, diferentes modelos son  fabricados para cumplir exigencias que tienen que ver con el de ciclos de descarga, vida útil, las capacidades en cuando a su almacenamiento, rendimiento y distribución de energía. Y es por esto que se enfocará este artículo en describir algunas de ella para tener mejores nociones acerca de este producto. 

Las baterías solares monoblock

Son un modelo bastante económico que se caracteriza la baja potencia y por ende solo suministra energía a aparatos eléctricos sencillos que no cuenten con un motor. Por lo general se usan para televisor, distintos tipos de reproductores e iluminación de bombillas.

Su uso en aparatos con motor no se recomienda debido a que no soportan bien los picos de arranque altos. Por ello no se debe usar de lavadoras, bombas de agua, taladro, etc. Su uso en ellos reduce su vida útil y posiblemente no pasaría de un año. Asimismo no se recomienda que esta baterías no se descaguen más de un 50-60%.

 OPZS

 Se trata de un modelo estacionario, que se utiliza para grandes instalaciones. Se caracteriza por ser transparente permitiendo ver su reserva de agua, la cual es muy superior al de otras baterías, lo que reduce considerablemente su mantenimiento.

Esta permite unos 1500 ciclos con descargas del 60%, o de 2500 ciclos con descargas del 40% pues cuanto más leves sean las descargas diarias más vida útil tendrá nuestra batería. Su vida útil es en general larga, pero depende del uso.

Esta batería permite un resguardo de sellado de difícil accesibilidad por su bajo mantenimiento, es por esto que se usa en buques, barcos ferrocarril y su coste es bastante alto.

TOPZS

 Es un tipo de batería fabricado en un contenedor translucido, por ello es más económico. Además se caracteriza por tener una cadena de montaje automática, lo que hace que su costes general de fabricación, sea menor.

Este también es un modelo estacionario pero que está indicada uso diario u ocasional en instalaciones aisladas. Al permitir  descargas profundas puede contar con una vida con un promedio aceptable bastante competitiva con respecto a otras.

 EPZS

La batería EPZS es poco conocido en aplicaciones solares, pero en un modelo bastante interesante de considerar por su relación calidad-precio. Esta se suele usar en carretillas elevadoras eléctricas, porque está diseñada especialmente para mover maquinaria pesada en tiempos prolongados.

Su fabricación es similar a las baterías anteriores, se diferencia en apariencia al contar con un envase de polipropileno negro. Está construida con una placa positiva tubular y una gran cantidad de electrolito que admite una descarga profunda, con una durabilidad de hasta 2000 ciclos descargándose un 70%.

Este modelo tiene como desventaja que requiere de un mantenimiento del agua interna mayor, por lo que se recomienda chequear sus niveles por lo menos una vez al mes.

Asimismo podemos ver Que tipo de baterías está desarrollando Tesla.