Los sistemas fotovoltaicos se caracterizan por tener componentes que trabajan de manera integrada. Esto implica que, para aprovechar la luz del sol como medio para producir electricidad, los paneles no bastan, siendo necesarios otros componentes para proveer de energía limpia los hogares.

En el mercado se puede encontrar en forma de kit, todo lo que constituye al sistema fotovoltaico, y en ellos no puede faltar el inversor ya que sin este no será posible utilizar la energía que es captada por los paneles. ¿Y, por qué ocurre esto?

Para conocer la respuesta, es necesario explicar para qué sirve el inversor de voltaje, y en este escrito se despejará las dudas sobre este dispositivo tan imprescindible para los sistemas fotovoltaicos. Para conocer más se invita a seguir leyendo. 

El papel del inversor de una instalación solar.

Para poder suministrar una energía que pueda ser consumida por cualquier dispositivo electrónico garantizando su funcionamiento, es necesario que la reciban de una fuente concreta. En este caso lo hacen de las placas solares, su mecanismo le permite producir corriente continua (CC), pero esta deberá ser transformada en corriente alterna (CA), siendo esta la electricidad que alimentará los aparatos del hogar, y ese es el trabajo de inversor.

La corriente continua es aquella que se mueve en un solo sentido, lo cual la diferencia de la alterna que no tiene una dirección sino que más bien es circular. Esto último, es provechoso para todos los sistemas basados en energía renovable ya que su fuente suele encontrarse lejos de los puntos de consumo, si se utilizara la CC se perderían muchos voltajes debido a su carácter lineal necesita mayor cercanía entre ambas partes.

Considerando este aspecto en las instalaciones solares, independientemente de su tamaño, es indispensable un inversor. No existe un solo tipo de ellos, su elección depende de si la consideración de redes u otros componentes que van a interactuar con el sistema fotovoltaico.

Tipos de inversor disponibles

Si se quiere conocer su funcionalidad, es preciso indagar en alguno de los que se encuentran disponible y conocer más concretamente su desempeño, de acuerdo a la variedad de modelos.

Se puede hablar de dos clasificaciones fundamentales, que van a hacer variar las funciones de los inversores y su potencia. Dependiendo del tipo, se implementa o no una configuración del sistema, pudiendo entonces, elegir entre los que están creados para estar dentro y fuera de la red.

En el caso de los inversores creados para estar fuera de la red, su función es ser autónomos.  Solo se conectaría con paneles fotovoltaicos y a la batería, que es la encargada del almacenamiento, más concretamente esta, es la que le sirve del banco para tomar la energía y luego convertirla para que sea consumida en el hogar.

Los inversores que están dentro de la red son más interactivos ya que requieren estar a la cabeza en la gestión de la energía, controlando su distribución. Estos direccionaran la corriente para alimentar a los de los paneles, a la red o las baterías, según las necesidades del momento y de las propias particularidades de la instalación.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *