La energía solar fotovoltaica es una alternativa a la hora de tener una fuente de energía renovable para el autoconsumo. Esta tiene su propio sistema de funcionamiento que depende de diferentes componentes.

El elemento principal de este sistema son los módulos solares fotovoltaicos, pero también existen otros componente que son complementarios, y que posibilitan cada fase del proceso, que va desde la captación de los rayos del sol hasta su transformación en electricidad.

 En este escrito se dará a conocer cada elemento que conforman en kit de energía fotovoltaicos para comprender el papel que desempeñan en el método de aprovechamiento de la radiación solar para proveer energía eléctrica.

Módulo solar fotovoltaico

Se trata de un material compuesto por diversos paneles, que capturan la energía solar y garantizan obtener una potencia en específico. Generalmente mientras mayor es el número de ellos más capacidad tendrán, aunque esto también dependerá de su constitución ya que de acuerdo a su proceso de elaboración tendrán mayor o menor rendimiento.

Estos paneles fotovoltaicos se elaboran a partir de silicio, que tienen un carácter semiconductor. Cada célula de este material están encapsuladas e interactúan entre si generando cargas eléctricas. Estas debes ser colocada en estructuras con valores de tensión que sirvan de soporte.

Los módulos pueden ser de varios tipos: monocristalinos; que se le considera de alto rendimiento y por ende se utilizan menos paneles en su instalación, los policristalinos; de buena capacidad aunque de menor eficiencia y lo o amorfos; que ya se encuentran en desuso por no ser deficientes en comparación a los anteriores.

Regulador de carga

En un kit fotovoltaico, este cumple con la función de administrar la energía. Y sirven de protectores, ya que evitan que la batería se sobrecargue lo que prolonga la vida útil de este componente.

Es el responsable de una distribución eficiente que al mismo tiempo evita la descarga máxima de la batería.

Batería

La batería pertenece a los kit de sistemas fotovoltaicos en sistemas autónomos, es decir que no tienen conexión con la red eléctrica.

Cumplen la función de almacenar electricidad, para ser utilizada posteriormente, garantizando energía a la instalación, en los momentos donde haya escasa luz solar o sea de noche. También suministran una alta potencia de forma instantánea ayudando a fijar la tensión en la instalación.

Inversor

Se trata de un componente imprescindible en un kit fotovoltaico que se encuentran conectados a la red, pero también son de utilidad en los sistemas autónomos, sobre todo cuando se trata de proveer de electricidad a una vivienda.

 Se encarga de convertir la corriente continua en alterna o convencional. Esta se debe ajustar a la red eléctrica, siguiendo los valores, que normalmente son 220 V y una frecuencia de 50 Hz.

Para su funcionamiento óptimo debe poder satisfacer demanda de la potencia de los quipos que vaya a conectarse a la fuente energética. Todo inversor, debe además caracterizarse por cumplir con estos requerimientos:

·         Debe admitir un amplio de potencias para garantizar su eficiencia

·         Tener bajo consumo en vacío, esto quiere decir, cuando no tenga cargas conectadas

·         Gran resistencia a picos de arranque

·         Proteger contra cortocircuitos

·         Mantener una buena regulación de la tensión y de la frecuencia de salida

Soportes

Se trata de un elemento que cumple una función pasiva dentro del sistema fotovoltaico, pues es el encargado de mantener fijado a los módulos para que proyecten en la dirección requerida para hacer que la captación de rayos solares sea eficiente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *